Saltar al contenido Saltar al menú de navegación

Mali, el hada de la nieve

"¡Bueno, por lo menos hoy no llueve como ayer!“, dice Mali, mientras va al parvulario con su mamá. Está de mal humor y no le apetece nada ir. "¿Por qué no me puedo quedar contigo? Mira que tos tengo“, se queja Mali y tose tres veces. "Pero bueno, Mali", dice mamá, "eso es una tos de broma. Quien tenía una tos bien fuerte ayer era la abuela, ¿te acuerdas? Tengo que ir con ella al médico y en la sala de espera te aburrirías mucho. "¡Es verdad!", reconoce Mali. "Pero me vienes a buscar tan pronto como puedas, ¿de acuerdo?" Mamá asiente y aprieta brevemente la mano de Mali. "Sí..., ¡tan pronto como pueda!", promete mamá.

Al llegar al patio del parvulario, Mali ve un charco grande de la lluvia del día anterior que estaba cubierto de una capa de hielo. "¡Mira mamá, hay hielo en el charco!", dice Mali, mientras pisa el charco con su bota con cuidado. Pero pronto suena un crujido y la capa de hielo se rompe. "¡Ten cuidado!", dice mamá, "Estos charcos con hielo resbalan mucho. Por suerte, no todo el camino está helado; si no, hubiéramos tenido que venir patinando. Pero puede que se cumpla el deseo que tenías ayer." Los ojos de Mali comenzaron a brillar: "¿Quieres decir que hoy va a nevar?" Mamá se ríe: "Sí, pequeña hada de las nieves. Ayer estuviste quejándote toda la tarde de la lluvia y el frío y agitaste la varita de hada para desear que nevase. El pronóstico del tiempo dice que puede que nieve hoy."

Después de colgar su chaqueta en el guardarropa, Mali se va corriendo a la clase y le dice a su mejor amiga Imke: "Imagínate, hoy igual nieva. Lo dice el pronóstico del tiempo." "¡Estaría genial!", se alegra Imke. "Ven, vamos a hacer la danza del copo de nieve, quizás ayuda", sugiere Imke. Mali e Imke buscan un rincón de la clase vacío y comienzan a hacer movimientos de ballet. Lilli y Elise, que estaban haciendo un puzzle, las miran sorprendidas. "¿Pero qué estáis haciendo?, pregunta Elise. "Estamos bailando la danza del copo de nieve, a ver si conseguimos que nieve hoy", les explica Imke. "¿Podemos bailar nosotros también?", pregunta Lilli. "¡Claro que sí! Os voy a enseñar los pasos que hemos aprendido en la academia de ballet, no son nada difíciles", responde Mali. Se gira y mueve los brazos con elegantes movimientos de derecha a izquierda. Realmente no parece difícil. Lilli y Elise se dan cuenta enseguida de lo divertida que es la danza del copo de nieve. Pronto, las cuatro niñas tienen las mejillas coloradas y están todas acaloradas.

¡imposible!" “¡Matze, para de una vez! ¡Eso no está bien!”, dice Imke a la vez que le empuja. "Soy una bailarina tan elegante como vosotras", responde Matze, agitando los brazos en el aire. Es tan divertido que todos se ríen. "Niños, niños, tranquilizaros", dice la educadora Nina. "Creo que la danza del copo de nieve de las niñas ha ayudado algo, ¡mirad por la ventana!" Y en efecto: se puede ver cómo caen pequeños copos de nieve del cielo. "¡Sí, está nevando!", celebra Mali sacándole la lengua a Matze. "¿Ves qué podemos hacer nosotras las bailarinas?". "No, no, Mali; eso no se hace", la reprime Nina y después añade: "después de desayunar podéis salir fuera a jugar con los copos de nieve."

Los niños están ansiosos. Mientras desayunan, observan cómo el patio del parvulario se cubre con una alfombra blanca y los arbustos y árboles parece que están espolvoreados con azúcar glas. Los niños se visten hoy más rápido que nunca y salen corriendo al patio y al jardín del parvulario. Nina se coloca junto al charco helado para que nadie resbale. Pronto, los niños destrozan con sus botas la alfombra de nieve, pero por suerte sigue nevando. Mali e Imke dan vueltas y bailan con los copos de nieve. Elise, Lilli y Milla hacen bolas de nieve y construyen con ellas un pequeño muñeco que nieve. ¿Y Matze? Felicitas y él se enzarzan en una guerra de bolas de nieve y juegan a perseguirse por el patio. Totalmente congelados de frío, pero con ojos relucientes, los niños entran de nuevo a la clase tras pasar una hora fuera. 

Durante ese tiempo, la educadora Saskia había aprovechado para preparar la mesa con material de manualidades y explica a los niños lo que ha planeado: "Mirad, si dobláis el papel tres veces y recortáis unas pequeñas esquinas desde el borde, conseguiréis hacer un copo de nieve." Los niños están entusiasmados con la idea y se ponen corriendo a trabajar. Un corte aquí, otro corte allá, y pronto tienen unos bonitos copos de nieve y la mesa cubierta de trocitos de papel blanco. Mientras Saskia pega las estrellas de nieve a la ventana, Milla hace un montoncito con todos los trocitos de papel de la mesa. Matzte mete la mano dentro del montón y tira un puñado al aire. "¡Mirad, mirad! ¡No puedo bailar la danza del copo de nieve pero puedo hacer que nieve en la clase!" dice riéndose. "¡Yupi, más nieve!" se regocija Felicitas y tira más trocitos de papel al aire. "¡Espera, espera, para!", grita Saskia negando con la cabeza. Toda la zona de manualidades y los niños están llenos de papeles. Lilli e Imke tienen trocitos de papel por el pelo y Elise intenta sacudirse la capucha de su jersey para que se caigan los papeles. A Saskia no le queda más remedio que reírse y le da a Matze la escoba. "Venga, gran mago de la nieve, el que puede repartir copos de nieve también los puede barrer. Y Felicitas, tú también a ayudar, por favor." Los dos se ponen a trabajar con una sonrisa y aún no han acabado cuando llega la mamá de Mali a buscarla. "Qué me dices, cariño, ¿te alegras de que haya nevado?", pregunta. "Sí, mucho. Mira, hemos hecho unas estrellas de nieve de papel preciosas", responde Mali señalando la ventana. "Quiero ir rápido a casa para hacer más allí. Muchas estrellas para la ventana de mi habitación." Mali tira de su madre hacia el guardarropa y le sigue contando: "además te tengo que contar lo de nuestra danza del copo de nieve. Y también quiero hacer un ángel en la nieve en el jardín de casa." Su mamá se ríe y dice: "¡Pues venga, vámonos, pequeña hada de la nieve!"

haba-icon-pdf-download-35px.png

Quien lo desee puede representar la historia con las muñecas Little Friends, o colorear Mali en la nieve. Para ello existe el Dibujo Mali en invierno.

¡Bienvenidos a nuestro emocionante mundo!
Temas
Las aventuras de los Little Friends
Actividades
Videos
Información para los padres
Información