Saltar al contenido Saltar al menú de navegación

El gran revoltijo navideño

"¡Quien trae los regalos es el Niño Jesús"“, dice Elise. "¡No, los trae Papá Noel!", responde Felicitas. Las niñas están sentadas en el jardín viendo libros de ilustraciones acurrucadas en la esquina de mimos y no se acaban de poner de acuerdo. "¡Eso, eso!", dice Lilli entonces. "Las Navidades pasadas, todavía vivíamos en Washington y vino Papá Noel con su trineo de renos". "Y también está San Nicolás“, añade Imke, que está sentada junto a Lilli. "A mi también me gusta San Nicolás", dice Elise, "¡pero en Navidad viene el Niño Jesús, eso seguro! Felicitas se enfada, se levanta y da una patada en el suelo.

"Niños, no os peleéis" dice Nina, la educadora. Se acerca a la esquina de mimos y se sienta junto a las niñas. "Felicitas, ven, siéntate a mi lado, vamos a hablar sobre las diferentes costumbres navideñas. ¿Sabéis qué, niños? Dependiendo de donde se vive, trae los regalos por Navidad un personaje diferente y también cambia la fecha en que se abren". "¿De verdad?", pregunta Felicitas. No se lo puede creer.

t-750-haba-little-friends-felicitas-und-das-grosse-weihnachtskuddelmuddel-or.jpg

Nina llama también a los otros niños y todos se acomodan en la esquina de mimos. Entonces empieza a contar: "Antes, cuando había caballeros en la Edad Media, en Alemania solo existía San Nicolás. Entonces, la gente dejaba preparaba una bota o un plato el 5 de diciembre y, a la mañana siguiente, se encontraban allí frutos secos o manzanas. En algunas regiones, esta costumbre se ha mantenido hasta hoy."    "¡Sí, yo también lo hago así!", grita Elisa. "¡Es verdad!", reconoce también Felicitas. "Pero San Nicolás no trae los regalos de Navidad", añade un poco terca. "Hoy ya no", explica Nina. "Antes era diferente. La historia de cómo apareció el Niño Jesús es un poco complicada. Pero lo que está claro es que, hoy en día, el Niño Jesús trae los regalos en el sur de Alemania y en Austria, mientras que en el norte y en el este de Alemania y también en otras partes del mundo, se espera a Papá Noel. Pero no en todos los lugares tiene el mismo aspecto. En Francia, por ejemplo, lleva un abrigo rojo y un gorro con borla." "Pero en EE.UU. lleva una chaqueta y unos pantalones rojos. Y va en un trineo tirado por renos", cuenta Lilli. "El 24 de diciembre, Papá Noel va de casa en casa, se mete por la chimenea y coloca los regalos. Mis amigos americanos, mi hermano Steven, mis padres y yo, siempre los abríamos la mañana siguiente."

Las niñas están sorprendidas. "¿De verdad? En EE.UU., ¿los niños no abren sus regalos hasta la mañana del 25 de diciembre?" pregunta Imke. "Si", confirma Nina. "Y aquí en Alemania, ¿cuándo se abren los regalos?" "¡El día de Nochebuena!" gritan los niños. Nina se ríe: "Claro, eso lo sabéis muy bien, pero imaginaos: en España, antes, los niños tenían que esperar por sus regalos hasta el 6 de enero." "¿Y por qué?" quiere saber Elise. "En España, tradicionalmente traen los regalos los Reyes Magos. Los niños les dejan agua y pan a los Reyes Magos la noche del 5 de enero y, el 6 de enero por la mañana, encuentran allí los regalos." "¡Eso es casi como nuestro San Nicolás!", grita Imke.

t-750-little-friends-felicitas-und-weihnachtskuddelmuddel-or.jpg

Nina asiente: "Así como veis, las tradiciones son muy diferentes y cada uno puede celebrar la Navidad como desee. En otras regiones del mundo o en casa de gente que tenga otra religión, las Navidades se celebran de forma muy diferente. En China, por ejemplo, la fiesta de Año Nuevo es mucho más importante que las Navidades. Pero os voy a contar una historia muy interesante", dice la educadora y comienza a contar: "En Italia, en algunas ciudades y pueblos, no van los Reyes Magos, sino la bruja Befana." "¿Una bruja?", pregunta Matze sorprendido. "¡Las brujas no tienen nada que ver con la Navidad!". "Sí, sí, en Italia sí. Voy a buscar la historia y mañana os la leo", promete Nina.

"¡Vaya revoltijo de Navidad!", grita Felicitas y comienza a brincar sobre los cojines. "¡Revoltijo de Navidad! ¡Revoltijo de Navidad! "¡Revoltijo de Navidad!", canta. Elise y Lilli se ponen a cantar también. "¡Calmaos, pillinas, ya basta de saltar!", grita la educadora Nina riéndose. "Podéis salir al jardín a jugar y después vamos a hacer unas botas de San Nicolás de fieltro." "No, no, no... no vamos hacer botas de San Nicolás", dice Felicitas. "¡Yo solo hago botas de Papá Noel!", dice riéndose. "Pero Imke y yo vamos a hacer una bota de San Nicolás, ¿a que sí?" pregunta Elise y va corriendo detrás de Felicitas. "Entonces, que no sorprenda Felicitas si San Nicolás no le trae nada de chocolate. ¡No le gustan los niños traviesos!" dice Imke sacudiendo la cabeza. "No, no, San Nicolás es muy generoso y Felicitas no es siempre así de traviesa", dice Nina y le guiña un ojo. "¿Felicitas no es siempre traviesa? ¿De verdad? No me había dado cuenta", dice Lilli riéndose y ya se alegra al pensar en el San Nicolás alemán.

¡Bienvenidos a nuestro emocionante mundo!
Temas
Actividades
Videos
Información para los padres
Información
Las aventuras de los Little Friends