De 1 a 3 meses: Ya puedo hacerlo, ¡me gusta!

t-1250-haba-spielzeug-1-3-monate-das-kann-ich-schon-das-mag-ich-gerne.jpg

Fantásticas ideas para regalar en los primeros y maravillosos 24 meses

haba-spielzeug-icon-sprechen.png
Competencia social
En sus primeras semanas de vida, un recién nacido precisa sobre todo de protección y cercanía, pues al fin y al cabo, debe conocer primero a su familia y su entorno.
haba-spielzeug-icon-auge.png
Percepción visual

La mejor forma de conseguirlo es pasando mucho tiempo con él. Al principio, el bebé ve de forma borrosa y solo a una corta distancia. No obstante, pronto empezará a reconocer a sus personas de referencia, a observar con atención, a imitar expresiones faciales sencillas y a conquistar con sus primeras sonrisas. En estos comienzos, intente estimular ligeramente sus sentidos con móviles o con cadenas para el cochecito, cuyos movimientos seguirá atentamente.

haba-spielzeug-icon-ohr.png
Percepción acústica

Ayúdele también a entender la cantidad de información que recibe diariamente. Y para el sueño, las suaves melodías de nuestras cajas de música y nuestras lamparitas de noche son una excelente ayuda.


En especial, le podemos recomendar los siguientes productos:

t-80-haba-spielzeug-blatt-alexander.png

 

Alexander Blatt, director de producción y padre de Lotte y Lasse

Cadena para el chupete Amuleto de la suerte

«Como para la mayoría de los niños, para nuestra hija de dos años el chupete es imprescindible. Si no está disponible rápidamente, corren las lágrimas de inmediato. Cuando nació nuestro hijo, nos regalaron la cadena Amuleto de la suerte y, desde entonces, lo acompaña a todas partes. Resulta muy práctica porque se puede enganchar fácilmente a la ropa, y no se pierden ni la cadena, ni el chupete».


t-80-haba-spielzeug-uhl-sarah.png

 

Sarah Uhl, Departamento de marketing de Haba, tía de Tim

El panel de actividades Buen viaje

«Mi sobrino Tim era un bebé muy activo, por lo que el panel de actividades Buen viaje de HABA era exactamente lo que necesitaba. Pasaba muchísimo tiempo tocando los diferentes elementos y materiales. Allí tenía muchísimo por descubrir; le encantaban, sobre todo, el sonajero y los sonidos. Además, podía practicar cómo agarrar objetos de forma consciente y siempre era un buen entretenimiento y una buena opción contra el aburrimiento. También resultaba muy práctico que el panel se pudiese fijar y utilizar en cualquier lugar: en casa o en la calle, colgado del capazo portabebé, del parque o de la cuna. Y, ¿quién sabe si el panel de actividades Buen viaje fue el detonante de su actual pasión por los coches?»