Historieta: Unicornio Destello y el jardín de los sueños

Ya es tarde y la luna brilla por entre las ramas del gran cerezo del jardín de las nubes. Todo está a oscuras, pero en el Palacio de las nubes hay una luz encendida todavía. Allí vive el conejito Finni, el de las alas mágicas. Está sentado en la cama y se tira de sus largas orejas. «¡No estoy nada cansado, me voy a quedar despierto!», dice todo el rato entre murmullos. Luego no le queda otro remedio que bostezar. Poco después se le cierran los ojos y ya está dormido también él. Pero en mitad de la noche se despierta Finni con cara de espanto y empieza a llorar. ¡Ha tenido una pesadilla!

La puerta se abre y aparece la unicornio Flor en su habitación. «¿Qué te pasa?», pregunta al conejito. «¡He tenido un sueño feo!», dice Finni sorbiéndose los mocos y quitándose las lágrimas de los ojos. Flor se sienta a su lado en la cama y le sopla en las mejillas para tranquilizarlo. «Ya está todo bien», trata ella de consolar al conejo». «¡No, todavía no!», se lamenta Finni gritando.

Entonces, Astro, Espiral y Destello sacan sus cabezas por el vano de la puerta. «¿Qué está pasando aquí?», pregunta Astro bostezando. «Finni ha tenido una pesadilla», les explica Flor. «Y ayer también. ¡Y anteayer, lo mismo! Llevo toda la semana soñando cosas raras», exclama Finni.

Las unicornios entran en la habitación. «¡Qué pena!», dice Astro sentándose al otro lado de la cama de Finni. «Ven, échate otra vez que voy a cantarte una canción muy bonita.» «Y yo voy a hacer que de mi cuernito aparezcan estrellas brillantes en el techo de la habitación como por arte de magia», dice Espiral y en ese instante comienza su cuernito a brillar delicadamente. «Ahora mismo vuelvo con una bolsa de agua caliente. Eso ayuda siempre», dice Flor trotando hacia la puerta. Pero vamos a ver, ¿dónde está Destello? Las cuatro amigas se miran, se ponen a buscar por todas partes y se quedan sorprendidas. La chica unicornio de color rosa no aparece por ningún lado. Flor hace un gesto negativo con la cabeza. ¡Seguro que a Destello se le ha ocurrido otra de sus locas ideas!

Y así es, en efecto: cuando Astro llevaba cantadas ya cinco nanas, aparece Destello en la habitación llevando un saquito en el lomo. Finni se ha pegado a su almohada y hace mimitos con la bolsa del agua caliente. «¿Dónde te habías metido?», pregunta Espiral. Su cuernito destella en la habitación con suaves tonos de color turquesa. «He galopado veloz hasta el extremo del gran arco iris», dice Destello entre jadeos. «Allí se encuentra el Jardín de los sueños y en él he atrapado algunas pompas de jabón con sueños especialmente bonitos para Finni». «¡Qué bien!», dice Flor con alegría. «Es una idea verdaderamente muy buena porque de las flores del Jardín de los sueños llegan muchas pompas de jabón con sueños lindos que van flotando hasta todos los durmientes». Astro asiente también: «Sí, y como la ventana de Finni estaba cerrada a cal y canto, las pompas de jabón con los sueños no podían llegar volando hasta él». La chica unicornio va hasta la ventana y la deja entreabierta.

Destello deposita con cuidado el saquito sobre la colcha de la cama de Finni y desata el lazo. «Bueno, Finni, ahora todo volverá a ir bien otra vez. Mira, ya están ascendiendo desde el saquito las primeras pompas de jabón con los sueños. Así que ahora ya puedes quedarte dormido con tranquilidad». El conejito suspira y cierra los ojos. «¡Sois verdaderamente los mejores amigos que uno puede desear tener!», dice entre murmullos. Y se queda dormido con una sonrisa de felicidad en la cara.

En torno a Unicornio Destello hay muchos regalos diferentes que harán que brillen los ojos de todas las chicas a partir de los 2 años y medio. Encontrarán más informaciones al respecto en el apartado Temas y series, en la pestaña de Unicornio Destello.