Diversión rodada para todas las edades: ¡a por las bolas, listos, ya!

t-1250-haba-spielzeug-kugelspass-fuer-jedes-alter-auf-die-murmel-fertig-los.jpg

Los niños descubren el mundo jugando. Con los bloques de construcción y las pistas de bolas, los niños desarrollan la constancia y la destreza mientras aprenden los principios básicos de la física. Las pistas de bolas de HABA tienen su propio sistema. Cada pista tiene beneficios especiales para las distintas edades de los niños.

¿Qué pistas de bolas son las adecuadas para cada edad?

t-325-haba-spielzeug-welches-kugelbahn-system-eignet-sich-fuer-welche-altersstufe.jpg

Mi primer tobogán de bolas: observar, explorar y jugar

Mi primer tobogán de bolas, completamente de madera, es apto para todos los niños a partir de 18 meses. Tras los primeros intentos apilando bloques, los niños a partir de esta edad, descubren otras posibilidades que les ofrece la construcción. Exploran las piezas con todos los sentidos, perciben la forma y el tamaño y descubren qué piezas encajan entre sí. Con la ayuda de un adulto o incluso de forma totalmente independiente, pueden construir pequeños circuitos para las grandes bolas. Las coloridas piezas de unión encajan en los segmentos de pista del circuito confiriéndole suficiente estabilidad. El escaso desnivel de la pista hace que las bolas rueden despacio, de modo que los distintos efectos del recorrido se puedan observar con absoluto detenimiento. Sencillamente perfecto para los comienzos de un pequeño maestro de la construcción.

Resumen de «Mi primer tobogán de bolas»:

  • para niños a partir de 18 meses
  • todas las pieza de madera
  • fácil de montar gracias a las piezas de unión’
  • Diversión rodante con poco impulso, excelente para observar los sencillos efectos
t-823-haba-spielzeug-haba-kullerbue-unzaehlige-moeglichkeiten-mit-maximalem-kullerspass.jpg

HABA Kullerbü: numerosas posibilidades con la máxima diversión rodada

El sistema HABA Kullerbü apasiona a los niños a partir de dos años con un panorama muy colorido. En los circuitos HABA Kullerbü, las bolas extragrandes pasan a través de los arcos con campanita, por los coloridos puentes y por las pronunciadas curvas. Diversión a toda velocidad en las pistas de HABA Kullerbü, donde los pequeños descapotables, los deportivos con motor de inercia y el tren pasan rápidamente por este circuito de juego. Gracias al ingenioso sistema de acoplamiento, los niños pueden montar solos una y otra vez nuevos circuitos sin que nada se desplace. Acoplar, encajar, ¡y listo! Las altas columnas dan un gran impulso a las bolas y a los vehículos, que accionan los diferentes efectos. HABA Kullerbü es la combinación perfecta de piezas de madera y de plástico, y trabaja de forma plenamente consciente con las ventajas de ambos materiales. De este modo, la diversión variada queda garantizada a largo plazo.

Resumen de HABA Kullerbü:

  • para niños a partir de 2 años
  • combinación perfecta de madera y plástico
  • ingenioso sistema de acoplamiento para una sujeción estable
  • elementos combinables entre sí de forma flexible con fantásticos efectos y bonitas ilustraciones
  • diversión rodante a diferentes alturas: gracias a las columnas, las bolas consiguen un gran impulso
t-325-haba-spielzeug-haba-kugelbahnen-wachsen-mit.jpg

Circuito de bolas clásico: experimentar continuamente con nuevas construcciones

La continuación ideal de ambos sistemas es el circuito de bolas clásico, fabricado en madera para niños a partir de tres años. Las canicas se precipitan por la pista, superando difíciles obstáculos, sublimes alturas y descensos de vértigo. Las rampas, los tubos, las curvas de velocidad y los embudos incitan a los niños a experimentar con la altura y la velocidad. Planificarán, construirán, reorganizarán y no dejarán de descubrir nuevos aspectos. Asimismo, entrenarán de forma lúdica la primera comprensión de los principios básicos de la estabilidad de estructuras y el pensamiento tridimensional.

Resumen del circuito clásico de bolas:

  • para niños a partir de 3 años
  • de madera de haya
  • con divertidos elementos ópticos y acústicos de plástico o metal de alta calidad
  • invita siempre a construir, explorar y experimentar
  • la continuación de «Mi primer tobogán de bolas» y del sistema «HABA Kullerbü»

Los circuitos de bolas HABA acompañan en el crecimiento

Los circuitos de bolas de HABA se caracterizan especialmente porque crecen con los niños y se pueden ampliar y adaptar a cada edad mediante interesantes complementos. Cuanto más crecen los niños, más les gusta experimentar. Pronto se dan cuenta de que las curvas, las pendientes y la altura influyen en la rodadura de las bolas. Probando, construyendo y repitiendo se iniciarán en las leyes fundamentales de la física. Los sistemas de pistas de bolas HABA están perfectamente adaptados a la edad y a las diferentes necesidades y capacidades de los grupos de destino, por lo que deben considerarse sistemas autónomos. Cuando los pequeños maestros de la construcción superan los sistemas de «HABA Kullerbü» o «Mi primer tobogán de bolas», podrá continuarse con la diversión rodada con canicas gracias al «circuito de bolas clásico».

t-823-haba-spielzeug-zur-gesamtuebersicht-kugelbahn.jpg

Combinaciones posibles de los tres sistemas

Las curvas, las rampas y las rectas de los tres sistemas pueden, en principio, combinarse entre sí. No obstante, se deben tener en cuenta las características de cada uno de los sistemas:

Las bolas de madera extragrandes (4,6 cm) —para que no se puedan tragar— de «Mi primer circuito de bolas» y de «HABA Kullerbü» especialmente adaptadas a las pistas anchas, curvas y rampas de ambos sistemas. En contraposición, las pistas del «circuito de bolas clásico de HABA» cuentan con un carril considerablemente más estrecho, por el que pueden rodar las rápidas y coloridas canicas de 1 cm de diámetro.  Por tanto, si se combinan «Mi primer tobogán de bolas» o «HABA Kullerbü» con el «circuito de bolas clásico de HABA» para conformar un circuito más grande, no se podrán utilizar las bolas de madera y solo podrán rodar por todo el circuito las canicas pequeñas. Por ello, es importante que el «circuito de bolas clásico de HABA» constituya siempre el punto de partida del nuevo circuito.
Mientras que los elementos básicos de los tres sistemas se pueden combinar entre sí sin problema, algunos efectos no son compatibles, o lo son con limitaciones.

Por ejemplo: por la gran rampa «montaña y valle», o por el bucle —ambos, elementos de HABA Kullerbü— solo pueden rodar las bolas grandes de madera. Sin embargo, por elementos Kullerbü como la rampa molino, las canicas podrán rodar fácilmente aunque no podrán accionar el efecto correspondiente, a diferencia de las bolas grandes de madera de Kullerbü. Esto se debe a que el diámetro es demasiado pequeño para poner las aspas del molino en movimiento.

Por lo demás, montando y desmontando la creatividad y la fantasía no tendrán límites. ¿Quién conseguirá construir la pista de bolas más emocionante, la más rápida o la más alta? ¡A por las bolas, listos, ya!