Diversión creativa en la playa y el parque

t-1140-kreativer-spielspass-am-strand-oder-im-sandkasten.jpg
Un día de playa es algo especial para niños y mayores. Después de chapotear en el agua y relajarse bajo la sombrilla, toca jugar a todo tipo de juegos con la arena de la playa, que es para los niños como una enorme arca del tesoro y un gigante cajón de arena. Este medio ofrece un sinfín de posibilidades, y no solo en la playa, sino también en el parque o el cajón de casa. A continuación, hemos recopilado una pequeña selección de las posibilidades de juego:
t-750-wer-macht-mit-bei-der-sand-schatzsuche.jpg

¿Quiénes serán los constructores de castillos de arena?

El agua y la arena ya están disponibles. Todo lo que los niños necesitan son los instrumentos adecuados, tales como la pala, el cubo, la regadera y las formas. Con todo esto, ya podemos empezar: cavar, levantar un muro y construir las torres. Resulta divertido levantar todos juntos un castillo de arena, pero también divierte muchísimo hacer una competición conformando equipos entre amigos, hermanos o con los papás. ¡Veremos quién hace el castillo más grande! No obstante, no se trata de ganar sino de construir algo en equipo. Una vez concluido el arduo trabajo, los pequeños constructores se alegrarán de poder tomar un helado refrescante.

¿Quién dibuja el mejor cuadro en la arena?

En la arena lisa y húmeda, los niños pueden hacer bonitos dibujos con el mango de la pala o los dedos. Corazones, soles, una casa, caracoles, caras divertidas o... ¿qué tal si escribimos nuestros nombre en la arena? La imaginación no tiene límites. Para finalizar, podemos adornar los dibujos con objetos naturales como piedrecitas, conchas, pequeños palitos u hojas. El museo de arena estará listo para abrir y los papás podrás admirar todas las obras de arte de sus hijos en una pequeña inauguración.

¿Quién se apunta a la búsqueda del tesoro?

A por la pala, listos, y ya puede empezar la emocionante búsqueda del tesoro en la arena. La cantidad de conchas y piedrecitas es especialmente grande; lamentablemente, no podemos llevarnos todos los tesoros a casa, pero para las piezas más bonitas encontraremos siempre un sitio en el bolso de viaje. Lo mejor será echar primero en un pequeño cubo todo aquello que resulte interesante y clasificarlo después antes de emprender el viaje.

Si los papás no quieren dejar el botín en manos de la casualidad, pueden enterrar «pequeños tesoros» en la arena como figuras, vasos vacíos de yogur o palos que los buscatesoros tendrán que desenterrar. Y para que los niños no tengan que cavar en toda la playa o el cajón de arena, los papás podrán determinar un área para la búsqueda con lo que los buscadores de tesoros ya tendrán que cavar suficientemente e incluso comenzarán a sudar. ¡Qué alegría desbordante cuando hayan encontrado todos los tesoros!

¿Quién se apunta al Arena Sun?

Aquí encontrarán ricos helados de arena con florecillas o deliciosas pizzas. Con la creativa serie de juguetes HABA Arena Sun, los niños podrán inaugurar fácilmente una heladería o una cafetería con ricas y sabrosas exquisiteces. Ya sea en la playa, el parque o el cajón de arena de casa, jugar a los restaurantes resulta muy divertido y brinda a los niños la oportunidad de desarrollar creativas ideas. Todos los manjares pueden decorarse antes de servir con conchas, piedrecitas, flores u hojas y pueden venderse a cambio de dinero ficticio constituido por guijarros o caracolas. ¡Buen provecho!