Datos interesantes sobre las abejas

Cuando aumenta la temperatura en primavera y las flores y los arbustos empiezan a florecer, también empiezan a salir las abejas en enjambre. Acerca de ellas hay muchos datos interesantes, apasionantes y entretenidos que contar.

Al igual que las hormigas y las avispas, las abejas también forman parte del orden de los himenópteros. La familia de las abejas se divide en abejas de miel y abejorros. Un dato muy interesante es que las abejas viven en colmenas. En los enjambres vive una reina que pone huevos, de los que salen los descendientes. Además de algunos ejemplares machos (los llamados zánganos), las colmenas también están compuestas de abejas obreras, que tienen diferentes tareas. Durante su vida, una abeja obrera se encarga siempre de diferentes tareas, según su edad.

Al principio de su vida, una abeja se encarga de las células de un panal y los prepara para los huevos de la reina. Después se convierte en abeja obrera y da de comer néctar a la larvas ( = los hijos de la abejas). Más adelante, podrá producir cera con las glándulas de la parte trasera de su cuerpo y construir panales. También hay abejas centinelas que protegen la colmena de intrusos y abejas recolectoras, que salen volando para traer de vuelta a la colmena los dulces jugos de las plantas en una burbuja de miel. Otro dato curioso es que las abejas recolectoras indican la dirección de las fuentes de alimento con una danza especial. Allí escupirán el néctar que recogen las abejas obreras. Procesan el néctar en sus estómagos de miel y lo llevan al panal para posar allí la miel madura. La miel se utiliza como comida para las larvas y también es la reserva de invierno para toda la colmena.

t-824-haba-spielzeug-die-wabenzellen-sind-mit-honig-gefuellt-und-die-bienen-kuemmern-sich-um-die-koenigin.jpg

El apicultor puede "cosechar" una pequeña parte de la miel. Para ello saca el panel de la colmena, retira la capa de cera que hay sobre el panal y agita con cuidado la miel para que salga. Para ello se utiliza una máquina extractora especial. Así los más golosos podrán disfrutar de un pan con miel. Las abejas y otros insectos son muy importantes, especialmente para la agricultura y las flores silvestres: porque los árboles frutales, los cereales en los campos y otras plantas necesitan a las abejas para la polinización. Porque cuando los insectos extraen el néctar de las flores, reparten el polen de planta en planta. Esto es importante para que puedan dar sus frutos, como las manzanas, las fresas, el trigo y otros cereales.

Desgraciadamente, las poblaciones de abejas están en peligro desde hace años: esto se debe por una parte a la extensión del ácaro varroa. Este ataca a las larvas de las abejas de miel y se alimenta de su sangre. Al hacerlo, el ácaro transmite enfermedades que pueden ser mortales para las poblaciones de abejas. También peligrosos los productos que utilizan los agricultores para proteger a las plantas. Algunos productos afectan al sentido de la orientación de las abejas, de forma que no pueden volver a su colmena. Esto tiene como resultado que a la reina y a las larvas les falta alimento y la población de abejas muere.

t-824-haba-spielzeug-ein-buffet-fuer-bienen-hummeln-und-schmetterlinge-pflanzen.jpg

Plantar un bufé de abejas, abejorros y mariposas

Si se quiere hacer algo bueno para las abejas, puede ofrecerles un bufé de flores y otros arbustos buenos para los insectos. Hay toda una serie de plantas que gustan a las abejas, pero también a los abejorros o a las mariposas: la ajedrea y la lavanda no solo son bonitas, sino que también se pueden utilizar en la cocina como hierbas aromáticas. A las abejas también les gusta la albahaca, el orégano, la salvia, el romero y la menta. Así que si se planta una espiral de hierbas aromáticas en el jardín o un macetero con hierbas aromáticas en el balcón, no solo podrá disfrutar de hierbas frescas en la cocina sino que también estará haciendo algo positivo por los insectos. 

Una planta que es especialmente bonita para un huerto infantil es la capuchina: crece rápido, florece de julio a octubre y se pueden comer en ensalada, tanto las hojas como las flores, aunque las hojas saben algo picantes.  Y a las abejas, abejorros y mariposas también les encantan todas las otras plantas en flor: nomeolvides, campanillas, antirrhinum, siemprevivas, caléndulas, malas y claveles...Al plantar diferentes plantas en su huerto, jardinera y macetero, estará ofreciendo un banquete a los insectos.

t-824-haba-spielzeug-wildblumen-ansaehen-und-dieses-dann-den-ganzen-sommer-stehen-lassen.jpg

Si se dispone de suficiente espacio, también se puede plantar flores silvestres en el césped del jardín y dejarlas allí todo el verano. Además así hay menos que segar. Si no se dispone de un trozo de césped, también se pueden plantar las flores en un cubo o jardinera. Esta también es una buena idea para los pequeños jardineros. En la base de la maceta se tienen que hacer orificios para que salga el agua, dependiendo del tipo de macetero, se tendrán que taladrar con cuidado. Primero hay que echar una capa de piedrecillas, después, los pequeños jardineros tendrán que utilizar la pala para echar una capa gruesa de mantillo. Ahora toca sembrar las flores: se pueden comprar mezclas de semillas de flores silvestres ya preparadas. También puede elegir determinadas variedades de flores y mezclar, por ejemplo, aciano (flores azules), neguillón (flores violetas) y manzanilla de los campos (flores blancas y amarillas) en un plato o plantar tres cubos, cada uno con una variedad de flor diferente.  Esparcir las semillas sobre el mantillo de forma uniforme y algo distanciadas, cubrir ligeramente con algo de tierra y regar con cuidado. Si las flores silvestres crecen demasiado juntas, se pueden entresacar.

Si su hijo quiere saber cómo vive una abeja, puede leer la historia de La abeja Adela en dificultades. O también se puede disfrutar del placer de la jardinería en casa y pasar el tiempo jugando juntos: a los aprendices de jardineros les encantará Mis primeros juegos – El huertito o Mis primeros juegos – La abeja Adela.