Movilidad: cómo aprende un bebé a gatear y a andar, y cómo descubre el mundo

t_1250_350_mobilitaet.jpg

Ya en el vientre materno, los bebés se mueven muchísimo: se enrollan en sí mismos, tocan y patalean con tanto vigor que sus padres lo sienten claramente. Cuando nacen, su impulso de movimiento se ve coartado por la fuerza de la gravedad. De este modo, deben aprender lo que significa mantener el equilibrio y controlar el propio cuerpo conscientemente. El primer gran paso hacia la movilidad es darse la vuelta.

haba-spielzeug-icon-fuesse.png

Movilidad


¿Cuándo empiezan a darse la vuelta los bebés?

t-396-mobilitaet_robben.jpg

El desarrollo de la movilidad transcurre de forma muy distinta de un bebé a otro, de modo que resulta difícil precisar un punto exacto a partir del cual el bebé pueda darse la vuelta conscientemente para colocarse boca arriba o boca abajo. Aproximadamente la mitad de los bebés lo consigue con seis meses de edad, mientras que el resto necesita un poco más de tiempo.

Especialmente los niños curiosos aprenden a girarse más rápido y quieren ganar movilidad a toda costa para imitar a otros niños. No obstante, otros bebés omiten este paso y prefieren gatear o sentarse directamente. Será más sencillo darse la vuelta cuando la musculatura de los brazos, la espalda y el cuello se haya entrenado un poco.


Rodar, arrastrarse y conocer nuevas perspectivas

t-396-mobilitaet_krabbeln.jpg
Tras los primeros seis meses, los bebés tendrán cada día más movilidad: rodarán alegremente de izquierda a derecha sobre la alfombra, moverán con coordinación los brazos y las piernas en una dirección e intentarán llegar hasta los juguetes y cogerlos. En algún momento, la alfombra se queda pequeña y empiezan a explorar toda la habitación, por lo que a menudo comienzan a arrastrarse hacia adelante tambaleantes y de forma irregular. Cada niño tiene su propia técnica. También hay bebés que empiezan directamente a gatear. Gracias a su curiosidad innata, cuentan con el impulso de seguir explorando y de aumentar su movilidad.

Paso a paso para descubrir el mundo

t-396-mobilitaet_laufen.jpg
Por el contrario, otros bebés omiten el gateo y comienzan a andar directamente. Para ello, se requieren ciertas habilidades: mantenerse en pie con seguridad, mantener el equilibrio del cuerpo y, al fin y al cabo, desplazar el peso del mismo. Todos estos pasos precisan mucha práctica y paciencia, ¡y los niños aquí son incansables! En torno a los 15 meses, ya están preparados para dar sus primeros pasos y empezar a correr alegremente por el mundo. Pero, también a este respecto, cada niño aprende a su propio ritmo y de forma totalmente personal.

Cómo fomentar los diferentes movimientos

Fomentar la movilidad con centros de actividades

Una alfombra suave y acolchada es la base ideal para dominar la primera vuelta. Los objetos de colores sobre la alfombra o el centro de actividades son una motivación adicional para el movimiento.

Estimular la movilidad con juguetes de tela

El adorable cilindro de gateo pone en movimiento a los bebés. Este cilindro, lleno de aire y cubierto de elementos de juguete, rueda por toda la habitación y ofrece la oportunidad de descubrir, almacenar y jugar.

Estimular la movilidad con correpasillos

A aprender a andar ayudan los estables andadores con coloridos detalles, que invitan a descubrir y a jugar. Gracias al espacio adicional para guardar sus juguetes favoritos, el andador se convertirá pronto en un compañero preciado del niño.