La seguridad lo es todo para HABA

t_1250_350_Verantwortungsseiten_Sicherheit.jpg

Controles internos y pruebas externas de calidad

Para el material y la fabricación de los productos HABA, se observan todas las disposiciones alemanas y europeas sobre la seguridad de los juguetes, así como las normativas estadounidenses, en concreto la ASTM Standard Consumer Safety Specification on Toy Safety (F 963).

Asimismo, se cumple con la Directiva europea sobre los juguetes (2009/48/CE) y se contemplan las disposiciones de la Directiva europea relativa a la seguridad general de los productos (2001/95/CE) y la normativa europea sobre la seguridad de los juguetes (EN 71). Otra norma importante en el ámbito de la fabricación de productos para bebés y niños pequeños es la norma EN 12586 sobre los broches para chupetes. Todas las cadenas para chupetes de HABA, por ejemplo, han superado los controles externos de TÜV Rheinland.

Control de los juguetes de madera

Todos los juguetes de madera de HABA superan tanto controles internos de calidad como procedimientos de ensayo externos. Entre estos, son muy importantes las pruebas de seguridad mecánicas. A ellas pertenecen:
t_200_200_Verantwortung_Kreis_Prüfschablonen_2.png


Tests de ensayo sobre plantillas:
Tanto los diseñadores de HABA como los empleados y empleadas del control de calidad interno llevan a cabo tests de ensayo sobre plantillas. Aquí se verifica que las piezas de un producto cuenten con el tamaño necesario para que los niños menores de tres años no puedan metérselas en la boca, evitando con ello el riesgo de atragantamiento. Además de esto, se presta atención por supuesto a que la longitud de las cadenas o los cordeles sea tal, que no suponga un riesgo por estrangulamiento.

t_200_200_Verantwortung_Kreis_Zugtest.png


Ensayo de inmersión y prueba de tracción:
Antes de llevar a cabo cualquier otra prueba, los juguetes de madera se someten en primer lugar a la «inmersión para la seguridad». En el denominado «ensayo de inmersión», los juguetes se sumergen en agua completamente un total de 4 veces durante 4 minutos, con una pausa de 10 minutos entre cada inmersión. Cuando se ha concluido el ensayo, se procede a realizar las pruebas de seguridad mecánicas, p. ej. la prueba de tracción. Cada una de las piezas se somete a una tracción de 10 kg durante 10 segundos con una herramienta. «La normativa exige en realidad solo 9 kg en el caso de juguetes infantiles y cadenas para chupetes. Pero para nosotros es un aspecto de seguridad adicional añadir un kilo. Tras todos los tests, no debería desprenderse ninguna pieza pequeña susceptible de poder tragarse», afirma Matthias Löhnert, responsable del control de calidad de los juguetes HABA.

t_200_200_Verantwortung_Kreis_schlagpruefung.png


Ensayos de caída y de choque:
Día tras día, los pequeños propietarios lanzan sus juguetes desde el cochecito, los tiran al suelo o los golpean contra otro juguete... En definitiva: los juguetes tienen mucho que soportar. Mucho antes de llegar a las casas de los más pequeños, los productos se someten a pruebas para garantizar que pueden soportar esto y mucho más. En el contexto de los estrictos tests de calidad, en la denominada prueba de choque, se deja caer sobre el juguete un peso de 1 kg desde una altura de 10 cm. Cuando se someten a esta prueba las cadenas para chupetes, se deja caer el mismo peso desde esa altura un total de 5 veces. En la prueba de caída, los juguetes se dejan caer 5 veces desde una altura de 137 cm. Con ello, HABA va más allá de los requisitos impuestos por la normativa europea (la cual estipula una altura de 85 cm) y se rige por los estrictos requerimientos de EE.UU. Dado que tanto las pruebas de choque como las de caídas se realizan siempre en HABA, todos los productos deben contar con una determinada resistencia.

t_200_200_Verantwortung_Kreis_speichelfest.png


Ensayo para la resistencia al sudor y a la saliva:
Los niños menores de tres años exploran su entorno con todos los sentidos y, por supuesto, los juguetes también se exploran meticulosamente con las manos y la boca. Por ello, en TÜV Rheinland LGA Nürnberg se comprueba la resistencia al sudor y a la saliva de todos los sonajeros, los bloques de construcción y las cadenas para chupetes de HABA conforme a la normativa DIN 53160. «Nosotros supervisamos el cumplimiento de los requisitos empapando un paño en saliva y en sudor sintéticos y frotándolo varias veces con presión sobre la superficie pintada de las piezas de madera», declara Matthias Löhnert.

Control de los juguetes de tela, plástico, cartón y otros materiales

Ensayos, ensayos y más ensayos... También para los productos fabricados con otros materiales. Por ejemplo, los juguetes de tela son sometidos a pruebas de TÜV Rheinland para garantizar que no contienen sustancias nocivas. Entre otros, se examinan conforme a la Directiva sobre colorantes azoicos (tintes sintéticos) 2002/61/CE. En la utilización de plásticos, debe tenerse en cuenta el Reglamento REACH 1907/2006. Los ensayos de HABA superan los determinados por las disposiciones legales. Asimismo, los productos que contienen piezas de cartón y otros materiales también se examinan conforme a toda la normativa vigente.