Desarrollo cognitivo: cómo desarrollan los niños pequeños el pensamiento lógico y el abstracto

t_1250_350_entwicklungsschritte_kognitive.jpg

Las capacidades cognitivas son todas las competencias que un niño necesita para reconocer y comprender su entorno y su propia persona. Entre estas se encuentran las estructuras de pensamiento, la comprensión lingüística, la percepción, la resolución de problemas y la memoria. Todas estas áreas se desarrollan a lo largo de los primeros meses de vida, mientras que otras áreas cerebrales, relacionadas con las funciones corporales y que resultan imprescindibles para la supervivencia, están formadas ya desde el nacimiento.

haba-spielzeug-icon-gehirn.png

Capacidades cognitivas


Las primeras capacidades cognitivas

t-396-entwicklungsschritte_kognitiv_5.jpg
El desarrollo intelectual de un bebé no tiene lugar de forma lineal, sino intermitente. Durante los primeros tres meses, el bebé no puede entender que ocurren acontecimientos ni que las personas de referencia están ahí, aunque él no las pueda ver. Pero ya reconoce las voces y se gira hacia ellas. Entre los tres y seis meses, ocurren los siguientes pasos importantes en el desarrollo intelectual. El bebé comprende que puede mover objetos, por lo que observa conscientemente los juguetes y percibe los diferentes efectos. Asimismo, son capaces de reconocer objetos. Asombrosamente, a esta edad también está presente la capacidad del pensamiento abstracto. Los bebés pueden categorizar englobando los diferentes estímulos sensoriales; por ejemplo, clasificará un gato, un perro y una vaca como animales.

Elaborar planes y prever consecuencias

t-396-entwicklungsschritte_kognitiv.jpg
A partir de los siete meses de edad, los bebés pueden crear intenciones. Deciden atravesar toda la habitación gateando hasta llegar a su juguete favorito o tirar una cuchara al suelo. Las mismas actividades se imitarán a partir de ahora en distintas situaciones. Además, empiezan a reconocer su nombre. Hacia el primer cumpleaños, los niños podrán evaluar mejor qué pasará si deciden realizar determinadas acciones. Emiten sonidos de forma plenamente consciente y que, para ellos, tienen significado. Estos se convertirán en sus primeras palabras.

Desarrollar y ejercitar la capacidad de concentración

t-396-entwicklungsschritte_4.jpg
Para muchas de las pequeñas y grandes tareas de su vida diaria los niños necesitan, sobre todo, concentración. Mantenerla durante un lapso de tiempo no es tan sencillo, ya que los niños de corta edad cuentan con una capacidad de atención muy reducida. Les resulta muy agotador concentrarse durante un largo periodo de tiempo en un determinado proceso. Sin embargo, la capacidad de concentración puede ejercitarse bien. En un ambiente tranquilo, el niño puede concentrarse mejor en una sola tarea que en un entorno ruidoso. La estimulación de la capacidad de concentración funciona, sobre todo, jugando, en la naturaleza o con tareas cortas dentro de la vida familiar. Por lo general, les resultará más fácil concentrarse si se les refuerza con un halago y si ven el resultado de su tarea; por ejemplo, al poner la mesa.

Modos de estimular el desarrollo cognitivo de un niño pequeño

Estimular las capacidades cognitivas con juegos de encastre, juegos para apilar y juegos de clasificación.

Con juguetes adecuados a su edad, los niños pequeños podrán entretenerse solos durante un corto periodo de tiempo. Especialmente adecuados resultan los juguetes de encastre, los juguetes para apilar o los juguetes de clasificación. Con ellos, se puede aprender a diferenciar y a clasificar las figuras geométricas y, además de la capacidad de concentración, ejercitar también la motricidad fina y la diferenciación de los colores.

Estimular las capacidades cognitivas con juegos para ensartar

Asimismo, los juegos para ensartar resultan sumamente adecuados para ejercitar el pensamiento lógico y la concentración. Los coloridos dibujos se ensartarán uno a uno o se descubrirán mediante el juego libre.

Estimular las capacidades cognitivas con puzzles infantiles

Los puzzles también suelen ser un juguete favorito desde muy temprano. Al principio comienzan con puzzles que muestran motivos de su día a día, y que sirven muy bien para aprender a reconocer, nombrar y clasificar objetos.