Aprender jugando, con el 1 x 1 de los bloques de construcción HABA

t-baustein-kinder.jpg
Cuando los niños empiezan formando torres sencillas y continúan con impresionantes construcciones después, demuestran una gran constancia y perseverancia. Tan concentrados como encantados, los niños construyen sus propios mundos imaginarios. Conozca los diferentes bloques de construcción de HABA, las edades para las que están adaptados, la importancia del juego con estos juguetes y todo lo que aprenden los pequeños constructores.

¿Por qué resulta beneficioso que los niños jueguen con bloques de madera?

Construir y entender

img-baustein-bauen-und-verstehen.jpg
Los bloques de HABA refuerzan el desarrollo de los pequeños a través del juego. Acompañan a su hijo en sus primeros descubrimientos, desde que es bebé hasta que puede crear mundos más complejos. Con todo el espacio que le brinda el suelo, el niño puede trabajar tranquilamente en «su obra», en todas las direcciones y durante días. Con ello, se entrenan la coordinación óculo-manual, la motricidad fina y la concentración, así como la constancia y su capacidad para planificar. En el juego libre, comenzará a construir en tres dimensiones. Cuando descubren la longitud, la altura y la profundidad del espacio, los hábiles constructores conocen la estática, las primeras leyes de la física así como la relación entre causa y efecto, el principio del equilibrio, la transmisión, el efecto dominó y la inercia. En definitiva, los niños desarrollan de este modo y de forma natural e independiente aptitudes para la resolución de problemas.

Jugar y aprender

img-baustein-spielen-und-lernen.jpg
Los bloques de construcción de HABA se pueden emplear en numerosos juegos de rol. Cuando imitan situaciones cotidianas, los niños desarrollan su autoconfianza y adquieren orientación y seguridad. Al adoptar otros roles, entrenan patrones de movimiento y el lenguaje, aprenden a gestionar sus emociones y a interaccionar socialmente. Además, profundizan en los patrones de conducta preestablecidos e inventan sus propias reglas de juego. De esta forma, los bloques de construcción estimulan el desarrollo motor, cognitivo y lingüístico de los niños, al tiempo que despiertan su creatividad.

¿Cuáles son los diferentes bloques de construcción para niños de HABA?

img-baustein-welche-bausteine-gibt-es-bei-haba.jpg
HABA ofrece a los virtuosos de la construcción bloques de madera natural o lacada, en todos los tamaños y formas posibles –como cubos, octoedros, prismas o cilindros– y fabricados en Alemania. La unidad básica de los bloques es el cubo de 4 cm de lado. De este modo, las piezas pueden combinarse entre ellas con suma facilidad y se pueden emplear siempre para realizar nuevas e impresionantes construcciones con bonitos detalles. Algunos de los bloques cuentan, además, con formas, colores, efectos y sonidos especiales; otros representan figuras. Con ellos los niños pueden conformar sus propios mundos en los que integrar figuras de otros juegos o materiales naturales. Asimismo, los bloques de construcción son un complemento para los juegos de encastre, de composición y los juegos para apilar, así como para los coches y los trenes de aventuras. En resumen, constituyen un juguete muy versátil que despierta la creatividad de los más pequeños.

¿Qué bloques resultan adecuados para qué edad?

HABA ofrece para todas las edades el tipo de bloque perfecto:

12 meses

Entdeckerauto-Paul.png

Con unos 12 meses, los bebés inspeccionan los bloques con todos los sentidos: los agitan, los golpean unos con otros y los sostienen unos encima de otros. Para estos primeros pasos resultan ideales las formas básicas, pues son especialmente fáciles de agarrar. Los bloques de fantasía estimulan además todos los sentidos gracias a sus numerosos efectos ópticos y acústicos. Con forma de juguetes, coches y trenes, estos bloques están destinados a despertar la curiosidad temprana del niño y a estimular de forma lúdica la motricidad fina y la coordinación óculo-manual.

2 años

304854.png

A partir de los 2 años, los niños comienzan a formar pilas y filas con los bloques y los unen con las manos en el aire. Asimismo, descubren todas sus características al detalle. Los bloques, con sus distintas combinaciones que permiten construir nuevas y divertidas figuras, garantizan la diversión de los niños y les presentan, además, emocionantes retos en forma de juegos de encastre, de composición y juegos para apilar.

3 años

3504.png

En torno a los 3 años, los niños comienzan a construir casas y edificaciones, al principio en un solo bloque y, más adelante, con huecos y puentes. Las primeras torres tambaleantes se convierten rápidamente en construcciones estables y los bloques de colores en formas variadas enriquecen la fantasía. Estos juguetes propician la construcción y la imitación de todo lo que ven en los mayores. En el juego libre, los niños despliegan su imaginación desde edades tempranas y pueden construir lo que ven tal y como ellos lo perciben. Asimismo, incorporarán cada vez más los bloques a los juegos sencillos de rol.

3 - 7 años

304409.png

Entre los 3 y 7 años, aumentan las construcciones libres en tres dimensiones. Los niños diseñan el espacio con gran entusiasmo y adquieren una idea de la tridimensionalidad. Mediante la prueba y la repetición continuadas, comprenden jugando las leyes de la estática, las relaciones matemáticas y fenómenos físicos sencillos. De este modo, se familiarizan con el mundo por medio de los bloques de construcción. En función de la edad y la creatividad, surgen con los sistemas de bloques escenarios completos para emocionantes juegos de rol.

7 - 10 años

1070.png

Con edades entre los 7 y 10 años, los niños construyen complejas edificaciones, vehículos y máquinas. Montando y experimentando con sus primeras obras propias, comprenden las leyes básicas de la física mediante el juego. A estas edades, los bloques se pueden integrar además en los juegos de aprendizaje. Las matemáticas se pueden visualizar fácilmente y se descubren las relaciones físicas con los experimentos constructivos propios. Así incluso los deberes llegan a ser divertidos.

El juego con bloques de construcción hace las delicias de los niños de todas las edades; y no solo les gusta a ellos, ya que también a los padres y abuelos les encanta erigir torres de colores y construcciones de toda índole con los más pequeños, trayendo a su memoria memorables recuerdos de su propia infancia.

¿De qué madera se «esculpen» los bloques de construcción para niños de HABA?

¿Qué tienen de especial los bloques de construcción de madera?

pefc-siegel_2.png
La madera es una de las materias primas más bellas y naturales. Por ello, los juguetes de madera constituyen un segmento invariable de la gama de productos HABA desde que se fundara la firma en 1938. Desde 2010, el sello de certificación PEFC de nuestros productos garantiza la utilización de madera procedente de explotaciones forestales sostenibles en bosques alemanes. Con la compra de bloques de construcción HABA, no solo sorprende a sus hijos, sino que además ayuda al mantenimiento del equilibrio ecológico de los bosques y contribuye significativamente a la mejora de la utilización sostenible y el cuidado de los bosques de todo el mundo.

¿Dónde se pintan los bloques de madera para niños?

Para los juguetes de madera de HABA, se emplean pinturas sin disolventes y barnices de base acuosa, por lo que los bebés y los niños pequeños pueden llevárselos a la boca sin problemas.

¿Cómo se limpian los bloques de madera?

Para limpiarlos recomendamos un paño humedecido con agua caliente y dejar secar los bloques al aire libre.

¿Qué implicaciones tienen para su hijo los tests de seguridad y calidad de HABA?

Qualitaetsicherheit.jpg
Como en todos los productos de HABA, para nosotros la calidad y la seguridad en los juguetes de madera son de suma importancia y se comprueban mediante ensayos tanto internos y como externos. Especial relevancia revisten las pruebas de seguridad mecánicas. Con los test de ensayo sobre plantillas garantizamos que las piezas de un producto cuentan con el tamaño necesario para que los niños menores de tres años no puedan metérselas en la boca, evitando con ello el riesgo de atragantamiento. Asimismo, en los ensayos de inmersión tampoco debe desprenderse ninguna pieza pequeña. Por otro lado, y puesto que los bloques de construcción para niños deben contar con determinada resistencia, su utilidad en el día a día se comprueba en HABA mediante tests de caída y de choque. Cabe mencionar, además, que la TÜV Rheinland LGA Nürnberg también comprueba la resistencia al sudor y a la saliba de todos los bloques, lo cual resulta importante dado que todos los niños menores de tres años descubren el mundo con todos los sentidos y podrán llevarse los bloques de madera de HABA a la boca. En la sección de calidad y seguridad encontrará información más detallada sobre los estándares que HABA aplica a este respecto.
Descubra con su hijo todos los bloques de construcción de HABA en la categoría «Bloques de construcción de madera y juguetes». Gracias a la amplia selección de productos, encontrará exactamente lo que busca. HABA desea a todos los pequeños aficionados y grandes maestros de la construcción mucha diversión con los bloques de construcción de madera.