Producción

Nuestras raíces están en Alemania, exactamente igual que las de la mayoría de los árboles que procesamos para los toboganes de bolas y para los bloques de construcción, para las figuritas de los juegos y para los dados, así como para muchos otros juguetes destinados a bebés y a niños pequeños. Como ya ocurría en los tiempos de la fundación de la empresa HABA en el año 1938, la mayoría de nuestros juguetes de madera se fabrican en nuestra sede central de Bad Rodach (Alta Franconia). En ella, muchos técnicos de la madera, torneros, barnizadores, herramentistas y toda una serie de colaboradoras y de colaboradores se ocupan de que de las tablas de madera salgan juguetes que iluminarán los ojos de los niños.

Ayer en el bosque y mañana en el cuarto de los niños

Todo el mundo ha visto alguna vez un haya, un abedul, un arce, un tilo... Se trata de los árboles cuya madera procesamos para convertirla en juguetes y en muebles de colores alegres, de alta calidad y perdurables.
La madera de haya es de color castaño claro, muy dura y puede emplearse en múltiples aplicaciones tal como queda demostrado en nuestro extenso abanico de productos como las figuritas de nuestros mundos de juego, los toboganes de bolas de HABA o los bloques de construcción. Muchos sonajeros y cadenas para chupetes así como las figuritas de nuestros juegos de tablero se fabrican con madera de haya porque es una madera que se puede procesar bien y crece en los bosques de los alrededores de nuestra sede central. También el mobiliario Matti está fabricado con madera de haya tratada con aceite o teñida de blanco.
En cambio, empleamos la madera de abedul principalmente para accesorios como lámparas o roperos. Esta madera clara se utiliza o bien compacta, o bien en forma de tableros de madera contrachapada que a continuación se cortan y se siguen procesando en nuestra ebanistería.
La madera de arce es considerada una de las maderas nobles más valiosas. Esta madera clara y dura puede tornearse bien y es por ello que se utiliza para aquellos sonajeros de HABA que tienen forma de arco. Además, de tanto en tanto nuestros ebanistas trabajan también con madera de tilo, sobre todo para algunos accesorios del cuarto de los niños.
Por cierto: muchos de nuestros productos llevan el sello de calidad PEFC, una distinción que certifica la utilización de  madera procedente de explotaciones forestales responsables y sostenibles.

¿Cómo se hace un monstruo de los calcetines a partir de un trozo de madera de haya?

Para la fabricación de los juguetes de HABA, casi todos los días llega un camión cargado con madera de haya. La primera etapa es la cámara de secado, luego prosigue su curso en la sección de fabricación de juguetes. Los colaboradores de HABA examinan con lupa cada trozo de madera, lo sierran y asignan las maderas a los diferentes ámbitos en la fabricación de juguetes. Para que a partir de los listones de madera de haya surjan figuritas como el divertido monstruito del juego El monstruo de los calcetines, son necesarios algunos pasos en la producción.
En primer lugar, la fabricación requiere un dibujo técnico que se basa en el bosquejo del diseñador. Este dibujo sirve como base para la fabricación de cabezales portafresas especiales. Éstas tallan la forma externa del monstruo de los calcetines. A continuación se sierran las siluetas surgidas y se lijan para alisar los cantos y las superficies.

t-750-sockenmonster.jpg

Máquinas grandes para un monstruo de los calcetines pequeñín

¿Cómo adquiere ese verde claro el monstruo de los calcetines? ¿Y cómo adopta esa cara descarada, esas rayas de color verde oscuro y los pies de color naranja?
Después de limadas, las partes de madera de haya llegan al taller de barnizado. En él hay diferentes tambores de pintura con barnices solubles al agua y en diferentes tonalidades. Las piezas de madera sin barnizar deben sumergirse en un baño de color. A continuación, un trabajador lleva los cuerpos de color verde claro a un dispositivo especial de una máquina de estampación. En una misma fase del trabajo se realiza la cavidad en la madera y se pinta. De esta manera obtiene el monstruo de los calcetines su cara divertida, las mejillas de color rosa y las rayas de color verde oscuro en la panza. Los pies de color naranja se pintan por separado y luego, gracias a unas clavijas, se pegan al cuerpo... Y ya está listo el monstruo de los calcetines. Así pues, se trata de operaciones bastante complicadas. Ahora ya puede introducirse en las cajas amarillas junto al resto del material de juego. Esto se hace también a mano porque el contenido de cada juego de HABA es diferente y está formado principalmente por piezas de madera y de cartón. Sólo entonces está el juego definitivamente listo para su expedición, ¡y procurará un montón de diversión en la habitación de los niños!