Ideas para todo un año

A los niños y también a muchos adultos les encanta jugar, pues los juegos de mesa siempre son emocionantes. Los niños aprenden mucho con ellos: a sumergirse en nuevas situaciones y ponerse en la piel de otros jugadores, a ganar y perder, a alegrarse cuando otros ganan y muchas cosas más. 

Jugar a disfrazarse, a tiendas y a otros juegos de rol ayuda a los niños a desarrollarse, a asimilar sus vivencias o a explorar su propia imaginación. Los hermanos, padres, abuelos y otros parientes también pueden asumir diferentes papeles cuando jueguen con los niños y sumergirse en el mundo de fantasía de los más pequeños: Jugar a papás y bebés con muñecas blanditas, tirar bolas por el tobogán o alternarse para ser el comprador y el tendero son juegos clásicos que también entusiasman a los mayores. ¡Déjese inspirar con nuestros consejos para los juegos más populares!